fbpx

El origen del cartel publicitario

Para entender la importancia que tuvo el cartel publicitario como soporte comercial del mercado durante la Belle Époque, periodo que abarcó desde 1871 hasta 1914, es importante entender el contexto socioeconómico de Europa. ¿Cómo es que un pedazo de papel logró incentivar las ventas en un nuevo mercado mayoritariamente analfabeto? Sigue leyendo esta nueva entrada de Merakethink para descubrirlo.

Cartel: «Anís del Mono», Ramón Casas, 1898.
Cartel que publicita el licor «Anís del Mono», Ramón Casas, 1898.

Origen:

Después de la guerra Franco-Prusiana, Europa vivió un periodo de paz que benefició a la mayor parte de los países del continente. También favoreció grandes avances tecnológicos, científicos y sociales. La Belle Époque significó para los europeos un periodo de gran optimismo y ambición. 

Reinaron cafeterías, cabarets, galerías de arte, salas de concierto y salones frecuentados por la burguesía y la clase media.

La urgente necesidad de mano de obra en las industrias causó una gran migración del campo a las ciudades, aumentando significativamente la población urbana. Y a pesar de la existente brecha entre ricos y pobres, surgió un sentido de que el proletariado también podía participar en la transformación social de la época. 

Cartel: Eugène Ogé, 1900.
Cartel publicitario de las pastillas para la tos del doctor Trabant, Eugène Ogé, 1900.

El dinero comenzó a circular en las calles y la industria oferto una gran cantidad de productos a precios accesibles por su producción en serie. Fue entonces que nació una gran oportunidad para el cartel publicitario

Hasta entonces, la prensa impresa era el soporte habitual de la publicidad. Pero un nuevo objetivo habitaba las calles, en su gran mayoría analfabeto y con un sueldo bajo. 

Las grandes capitales se adornaron de coloridos carteles para la vista de los peatones. Anuncios con alimentos, productos de higiene personal, para el hogar, artículos de belleza, moda, remedios farmacéuticos, puros, chocolates, espectáculos artísticos, sitios turísticos, urbanizaciones…

Cartel: Alphonse Mucha, 1898.
Cartel que publicita la imprenta de F.Champenois en París, Alphonse Mucha, 1898.

Lo hacían tan bien que los peatones no necesitaban saber leer para desear los productos o servicios que se anunciaban en ellos. Llegaron a ser tan populares que, la escena artística europea de la época, encontró en los carteles la forma de darse a conocer, como lo fueron Toulouse-Lautrec, Alphonse Mucha y Ramón Casas

Es de esta forma que la publicidad siempre está en constante cambio y en busca de nuevas plataformas por las cuales llegar a su audiencia meta. Esperamos que hayas disfrutado de nuestra nueva entrada. Si quieres seguir aprendiendo sobre la historia de la publicidad, no te pierdas ninguno de nuestros blogs, los publicamos semanalmente y los compartimos por nuestras redes sociales. 

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Más publicaciones

Post ¿sabes crearlos?

Tiempo de lectura 6 minutos. Posts ¿Sabes crearlos? En esta entrada, que no te tomará más

Marketing de contenidos

Tiempo de lectura 5 minutos. Marketing de Contenidos Esta entrada consiste en compartir aproximaciones sobre lo