fbpx

“A diamond is for ever”: Diamantes y publicidad

¿Sabías qué la tradición de que un anillo de compromiso deba tener incrustado un diamante se originó en una campaña de marketing de la compañía De Beers? En esta nueva entrada de Merakethink te contamos cómo surgió la campaña “A diamond is for ever”. 

Según la Asesora de Joyería de Diamante, Gerd Van De Vel, la compañía De Beers ya contaba con el 95% de la producción de diamante para cuando su dueño, el británico Cecil Rhodes, falleció en 1902. Sin embargo, quién se encargó de convertir al diamante en un romántico producto de lujo fue Sir Ernest Oppenheimer, que tomó el control de la compañía varios años después.

De Beers estableció canales de distribución, a través del “Diamond Syndicate”, al que los titulares de derechos se unieron con el temor de que existiera una escasez. También se implementaron contratos con compradores y proveedores, donde se les prohibía la compra de diamantes fuera de De Beers.  

A través de la administración de Oppenheimer, De Beers logró convertirse en quien determinaba la cantidad de diamantes disponibles en el mercado y su precio. Sin embargo, la familia Oppenheimer tenía la convicción de abrir su mercado al continente americano. Fue entonces que se comenzó a asociar a esta piedra preciosa con el amor, provocando un aumento drástico en las ventas para finales de los 40.  

De Beers, de la mano de la agencia publicitaria N.W. Ayer & Son y Tiffany & Co., comenzó la famosa campaña “Un diamante es para siempre” (A diamond is forever), en 1947.  Dicho slogan, creado por la CopyWriter, Mary Frances Gerety; ha estado en cada anuncio de De Beers desde entonces. Advertising Age lo nombró el slogan del siglo XX en 1999. 

La intención de la campaña era crear un nuevo mercado para el diamante entre las futuras parejas. Asociar al diamante con el romance e insertar la idea de que un diamante demuestra un mayor compromiso al matrimonio que un anillo sin incrustación. 

En la actualidad se pueden ver los frutos de una de las mejores campañas de marketing del siglo pasado. Forbes México nos explica que: 

“A diferencia de otras piedras y metales preciosos existentes en el mercado, los diamantes no tienen un precio fijo de venta. En 2015, por ejemplo, los diamantes extraídos tuvieron un valor de producción de 15,000 MDD, cifra que aumentó a 23 mil millones de dólares después de la etapa de pulido de esta piedra. En el mismo año con un 45% Estados Unidos se declaró como el país más demandante en tener este tipo de joya.”

Según estadísticas de The Engagement Ring Bible, la población británica gasta en este tipo de anillos un promedio de 2000 libras esterlinas. También señala que las parejas pueden tardar más de tres meses escogiendo un anillo y, en lo que refiere a las novias, lo más importante a la hora de adquirir un anillo de compromiso es el diseño en general con un 86.2%, el precio con 62.7%, el color en un 58.5%, y el tamaño del diamante en un 47.7%. Esto según un grupo de novias que califica a estas categorías como las más importantes.

Es así como las campañas de marketing ayudan a implantar ideas en los consumidores con la convicción de abrir nuevos mercados y canales de distribución. En Merakethink nos encanta aprender cómo es que algunas campañas han logrado moldear la sociedad moderna. ¿Te gustaría conocer más ejemplos de este tipo? Dejanos tus comentarios y comparte nuestro contenido para que más personas puedan leer historias como esta. 

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Más publicaciones

Post ¿sabes crearlos?

Tiempo de lectura 6 minutos. Posts ¿Sabes crearlos? En esta entrada, que no te tomará más

Marketing de contenidos

Tiempo de lectura 5 minutos. Marketing de Contenidos Esta entrada consiste en compartir aproximaciones sobre lo